Análisis del álbum Sweetener de Ariana Grande

17 agosto, 2018

Como venía anunciándose, hoy 17 de agosto se lanzó uno de los álbums de pop más esperados del año, junto con otros de los que ya habíamos hablado como por ejemplo, el de Camila Cabello. Tenemos finalmente Sweetener de Ariana Grande, que es su cuarto álbum de estudio.

Sweetener (Edulcorante) está producido por la misma cantante, siendo el primer álbum de estudio donde la cantante se involucra en dicho ámbito junto con el productor sueco Max Martin y los estadounidenses Pharrell Williams y Savan Kotecha, entre otros.

Además dentro del mismo, colabora con Nicki Minaj, Pharrell Williams y Missy Elliott.

Un dato curioso es que, como Dangerous Woman, es un álbum que también lleva la etiqueta de contenido explícito debido al lenguaje soez y de doble sentido que contienen algunas canciones a excepción de No Tears Left To Cry.

La portada del álbum

Grande explicó a lo largo del año todo el trasfondo de su último trabajo en sus redes sociales, incluso, el día 18 de Junio del corriente año, develó la portada en sus redes. “La portada del álbum está a color ya que por primera vez, después de tanto tiempo, mi vida también lo está”. Afirmó Ariana, ya que esta es la primera portada de un álbum de Grande a color e invertida a 180 grados.

En lo referente a la inversión de la fotografía, el concepto es el siguiente: “darle la vuelta a tu forma de ver y pensar y mirar las cosas de la vida de otras formas”. 

Se puede apreciar en el rostro de Ariana, que ella siente gran preocupación. Sin embargo, al darle la vuelta al álbum físico pero siguiendo leyendola del mismo modo, se puede ver como a Grande se le ha abierto un nuevo camino por el que puede dar sus pasos, además, ya no esta preocupada, sino feliz.

Respecto al título del álbum, podemos deducir que, como las letras se tratan de amor y felicidad, ella canta en tonos “edulcorados“.

Análisis de Sweetener

¿Estamos ante uno de los mejores trabajos de Ariana? En este álbum podemos apreciar mayor calidad musical, destaca más su voz y juega más combinando toques de otros géneros, como R&B y soul pop como es en el caso de ‘R.E.M.’, ‘Everytime’ o ‘Better Off’.

Además de saber que Pharrel Williams no solo colabora, sino que está presente en gran parte de las letras y produciendo el álbum, ella también trabajó nuevamente con el equipo de Max Martin e Ilya, quienes hicieron contribuciones significativas a su último álbum, “Dangerous Woman” de 2016.

Sobre God Is A Woman, si bien el video tiene amplios detalles que hacen referencia al feminismo, incluso desde la historia, nos descolocó porque la letra va por otro lado, se trata de control en el ámbito sexual, y el título de la canción no es sobre arrogancia, aunque al primer momento suene como algo así. Un detalle es que la voz de Madonna apareció en el video de la canción para el icónico monólogo, pero está ausente en la versión del álbum.
Otra canción donde la primera impresión suena a egocentrismo es “Successful”, donde Ariana canta: “Sí, se siente tan bien ser tan joven y divertirse y tener éxito”. Pero es Pharrell quien escribió este solo tratando de reenfocar el significado del “éxito” y hacer que no sea una mala palabra para las mujeres jóvenes. Es uno de los momentos en el álbum que se las arregla para sentirse empoderador, de una manera indirecta, sin el empoderamiento que normalmente implica.

Todo el álbum contiene letras con mensajes optimistas, motivadores y hasta románticos, de allí el título. Pero aún así no pierde el toque de ritmo y sensualidad que aportan casi todas las canciones que forman parte. Todo tiene un sentido ya que Ariana declaró en varias ocasiones que este álbum trata de una especie de renacimiento, incluso con la letra de “No Tears Left To Cry” podemos resumir que después de la angustia, da un paso adelante y pasa de página, comenzar nuevamente, tras el terrible ataque terrorista que se vivió en 2017, en Manchester, a la salida de uno de sus conciertos.

Parece que la intro, ‘Raindrops (An Angel Cried)’ –en realidad, una versión de The Four Tops– está dedicado a las víctimas de aquella tragedia también.

De todas formas, a este álbum parece marcarlo su nueva relación sentimental, luego de terminar su relación con el rapero Mac Miller, y comenzar con el actor Pete Davidson, al cual le dedica una pista con su nombre, y con el que dice que supo que se casaría nada más luego de conocerlo.

“Borderline” con Missy Elliott tiene una sensación vocal vintage de Janet Jackson.

En el caso de “The Light is Coming” se decidió que no era suficiente que Nicki Minaj hiciera un muy buen rap invitado de apertura, por lo tanto, Grande medio rapea el resto de la canción, a través de un extraño ritmo de hip-hop que solo gradualmente parece fusionarse con todo lo que sucede en la canción.

Tiene una canción sobre mantenerse en una relación tóxica, titulada “Everytime”, y este muy seguido es un buen drama atrapante. Un marcado ritmo R&B pero con una letra simple.

Con “Get Well Soon”,  vemos se trata de Ariana hablándose así misma, y ​​para sus fanáticos igualmente involucrados. Este ataque de pánico también pasará.

Escuchá Sweetener de Ariana Grande en Spotify

 

fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Sweetener

0 comentario

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.