El baterista The Killers

Le robaron la billetera, lo insultaron y terminó tocando con The Killers

20 marzo, 2018

Sucedió en The Killers. Uno de los últimos shows del Lollapalooza Argentina. Brandon Flowers quería tocar “For Reasons Unknown”. En ese momento, divisó un cartel que decía “Mi sueño es tocar la batería con ustedes”. Era de un fanático de The Killers, llamado Agustín Benavides.

¿Cómo fue todo?

Pudimos contactarnos con él y preguntarle cómo fue todo. Nos dijo que todo fue premeditado, ya que él había visto vídeos de la banda invitando a sus fanáticos a tocar con ellos.

Acá comienza la historia de “Maxi”, el fanático que se coló en el show de The Killers. Quiso tocar la batería pero no pudo, ya que claramente no sabía. Lo peor de todo es que le había quitado el lugar al fanático que había preparado toda la noche junto a su novia y un amigo el cartel para el show.

Agustín nos pudo contar cómo fueron esos minutos. Arrancando con su preparación al tema en el que la banda invita al público al escenario:

Sabía que faltaba un tema para “For Reasons Unknown” y me empecé a preparar. Levanté el cartel y recibí las puteadas de la gente que me decían que no me iban a llamar, aunque otros me decían que lo levantara más alto para que me vieran. En ese momento, tuve la mala suerte de que me robaran la billetera y que luego que Brandon me eligiera para tocar con ellos, subiera otro pibe. El famoso “Maxi” – criticado en las redes-. Capaz que no sabía para lo qué lo llamaran, pero no era baterista.

Lo cierto es que el baterista falso terminó siendo echado por el baterista oficial de The Killers, Ronnie Vannucci Jr., y se comió la “bardeada” de Brandon Flowers y del público. “No lo alienten, aún no ha tocado nada aún”, había advertido sabiamente Brandon.

Pero hubo una segunda oportunidad, que Agustín supo aprovechar correctamente:

Brandon me volvió a ver. Me preguntó si estaba seguro de hacerlo y me terminé subiendo. Y fue ahí todo lo que se vio. Terminé tocando para 40.000 o 50.000 personas. Mirabas hasta el fondo y todo era eterno.

En nuestra charla con Agustín, logró resumir muy bien lo que vivimos esa noche sobre ese momento épico, luego de la intromisión del fanático “Maxi”. Quizás porque nos sentimos hartos de esa “viveza criolla” que tanto caracteriza a la cultura argentina, y que nos sabe dar mala imagen alrededor del mundo.

Fue como un alivio para todos y fue épico por como se dio todo. La gente estaba aliviada y feliz de que pueda hacerlo. Realmente, no quería nada más que esto. Estoy muy feliz de todo lo que viví.

Sin lugar a dudas, este ha sido uno de los grandes momentos de todos los Lollapalooza del país.

 

0 comentario

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.